INTRODUCCIÓN A LA ACUARELA

La acuarela es una pintura de colores transparentes debido a que su único diluyente es el agua. De secado rápido, por lo que obliga a trabajar deprisa haciendo veladuras y siempre pintando de menos a más.
Casi no admite correcciones, por lo que hay que tener en cuenta los colores claros antes que los oscuros. Por su transparencia, un color claro no podrás superponerlo a uno oscuro. El color blanco lo consigues reservando el blanco del papel.
Puedes mezclar los colores poniendo una veladura sobre otra, en el papel o en una paleta. Se puede aplicar tal cual sale del tubo densa o diluída.
Tienes que preveer lo que quieres hacer y decidir rápido, porque su resultado es impredecible, por eso nunca habrá dos acuarelas idénticas.