Los cuadros hablan de tí, reflejan quién eres y  dan estilo, elegancia y emociones a cualquier espacio.

CLAVES PARA DECORAR TU HOGAR CON CUADROS

Clave 1. El cuadro debe atraerte

Aunque a veces no sepas por qué te gusta.

Tiene que ser de tu estilo y transmitir  tu personalidad y el ambiente que deseas en el espacio donde va a ir colocado.

Clave 2. Dónde colocarlos

En la pared con más protagonismo de cada habitación y  pasillos, incluso en tu terraza o balcón si  están bien protegidos de la luz y el clima.

Colgado encima de un mueble.

Apoyado sobre un mueble. Puedes poner varios de diferentes tamaños y hacer una composición.

En una o varias  baldas, si quieres cambiarlos frecuentemente. Atrévete a mezclarlos.

En la pared del sofá. Tanto si vas a poner una obra  o varias,  no deben exceder el ancho del sofá. Cuélgalos a 20 ó 30 cm del sofá, teniendo en cuenta la altura del techo. El centro del cuadro tiene que estar a la altura de los ojos.

En un  muro a media altura, apoyado contra la pared.

En el cabecero de la cama. Sólo tienes que colocar uno o varios marcos a lo largo del cabecero.

En el suelo, apoyándolos contra la pared. Sólo te hace falta tener el espacio que vayan a ocupar, con holgura. ¿Te imaginas colocarlos en las escaleras?, será perfecto.

Clave 3. Cuántos cuadros poner

Si tienes un cuadro grande que quieres destacar, lo mejor es que lo cuelgues solo.

También puedes hacer una composición en forma de mosaico, rectángulo, cuadrado,  alineados, por tonalidades de color, etc,  en una pared, con cuadros de diferentes tamaños o iguales.

Si divides una única imagen en varios cuadros, conseguirás potenciar el efecto que le quieres dar. Puedes colgarlos en vertical o recurrir a trípticos más convencionales.

Haz la prueba en el suelo o en la pared, recortando trozos de papel con la misma forma y composición que quieres.

Clave 4. Iluminación

Tu pared protagonista no será perfecta para tu cuadro si descuidas la luz.

Puedes poner una lámpara encima del cuadro a unos 20 cm del cuadro o varios puntos de luz en diferentes sitios de la habitación.  Si iluminas desde el techo, que estén en ángulo de 30 grados respecto al  cuadro.

Clave 5. ¿Con o sin marco?

Si la obra es grande o tiene colores muy llamativos puede ser que un marco “distraiga” de todo su potencial. Sin embargo, cuando un cuadro es muy neutro, un marco le ayuda a darle protagonismo.

Ahora atrévete y disfruta, es tu turno. Aquí podrás elegir entre diferentes formatos, tamaños y soportes.

Coméntame tus resultados y compártelos en las redes.

Categories